El iceberg más grande de mundo está a punto de desprenderse de la Antártida. Así es como debería ser nombrado.

Por Aaron Packard, Coordinador Global de Impactos Climáticos de 350.org

El primer sentimiento es un asombro escalofriante, mientras se ven las imágenes aéreas del British Antarctic Survey que muestran la gran grieta que se está extendiendo a lo largo de la plataforma de hielo Larsen C. Se puede ver la inmensidad de la Antártida totalmente agrietada, como un plato hecho trizas cuando se deja caer. Los acantilados de hielo descienden cientos de metros en el océano. Y el océano es de color azul oscuro, expuesto por primera vez en miles de años.

Los científicos esperan que en cuestión de días, la grieta llegará hasta el final de la plataforma de hielo Larsen C y un iceberg gigante del doble del tamaño de Samoa, la extensión de Delaware, se romperá y colapsará en el océano, en una de las muestras de destrucción mas dramáticas causadas por el calentamiento climático.

Estamos solicitando al US National Ice Centre que cambie el nombre de este iceberg por Exxon Knew 1 iceberg. Permítanme explicar por qué.

Desde 1950, la región de la plataforma de hielo Larsen se ha calentado unos tres grados (celsius). La Antártida Peninsular es una ventana hacia un futuro angustiosamente plausible y no muy lejano en el que el clima relativamente estable en el que el planeta ha prosperado colapsa. Tres grados de calentamiento extendiéndose en todo el planeta es una invocación de un sufrimiento terrible. Significa sequías, hambrunas, aumento del nivel del mar, incendios etc. Normalmente soy optimista, pero este escenario me perturba, ya que me enfrento a la perspectiva de un planeta totalmente desconocido e inhóspito.

Mientras Larsen C se enfrenta a una ruptura violenta, tengo una segunda sensación: un incómodo nudo en el estómago. Esto no se trata de un accidente. Un calentamiento global de 3 grados no será un accidente.

Elritmo y la dimensión del calentamiento global a partir de ahora están -en su mayor parte- determinados por cuánto carbón, gas y petróleo extraemos y quemamos. Para evitar que el calentamiento global supere los 2 grados, lo cual supone un objetivo apenas óptimo, requiere por lo menos que el 80% de las reservas de combustibles fósiles conocidas  se mantengan bajo tierra.

Las compañías de combustibles fósiles han conocido la situación del cambio climático desde hace décadas. Primero, lucharon duramente por negarlo: ellos gastaron decenas de millones de dólares financiando a los grupos negacionistas climáticos e intentaron confundir al público para que dudara de la ciencia del cambio climático. Pero las mentiras y la negación no pueden perseverar eternamente, eventualmente empiezan a romperse.

Cuando se trata de obstaculizar las acciones contra el cambio climático, no hay mayor responsable que el gigante de los combustibles fósiles Exxon. En un anuncio a página completa devastadoramente premonitorio publicado en 1962 en la revista Life Magazine, Humble Energy, una división de la empresa que acabaría siendo conocida como Exxon, alardeaba de su habilidad de derretir glaciares. Dicen que el tiempo nos ridiculiza a todos, pero Exxon no solo hizo el ridículo, sino que su actitud fue criminalmente imprudente.

 

larsen c

Después de que la dirección ejecutiva de Exxon cerrara su departamento de científicos investigando sobre el cambio climático en 1980, comenzó a colaborar con los conspiradores de la arquitectura del negacionismo climático . Tras varias décadas, y habiendo retrasado la acción climática global, Exxon se enfrenta a una investigación de los tribunales de Estados Unidos por inducir al público al engaño sobre el cambio climático.

Con la ruptura del negacionismo climático, las compañías de combustibles fósiles están fingiendo preocupación o tomando una actitud que se puede describir como ‘absoluta codicia’. El mes pasado Peter Coates, el presidente de Santos, una de las principales compañías de gas y petróleo de Australia, admitió que el modelo de negocio de su empresa está basado en un escenario de calentamiento de 4 grados, diciendo a los accionistas que es “sensato” y “coherente con los buenos valores”. Les dejaré digerir esto por un momento.

Mientras reflexiono sobre la fundamental falta de preocupación por sus congéneres humanos y la vida en la tierra que guía a Santos, muchas palabras groseras me vienen a la cabeza. Pero simple y llanamente, un calentamiento de cuatro grados significa un deseo de muerte para la vida en este planeta como la conocemos hoy en día.

Hay un número relativamente pequeño de corporaciones privadas y públicas que se centran totalmente en conseguir sus propios beneficios, sin importarles el calentamiento del planeta. Lo que sucederá en el futuro nunca ha dependido de un número tan relativamente pequeño de empresas.

Es importante que las personas vean a las compañías como Exxon como los criminales climáticos que son. Y que el público entienda el resultado de décadas de su negacionismo climático.

Exxon lo sabía. Es por eso por lo que estamos solicitando al US National Ice Centre que cambie el nombre de este iceberg por Exxon Knew 1 iceberg

Y en cuanto al iceberg, una vez se rompa la plataforma de hielo Larsen C, los científicos opinan que será muy inestable y es muy probable que se desintegre rápidamente. Sólo cabe esperar que los planes de excavar peligrosas cantidades de carbón, petróleo y gas también lo hagan.