El tercer informe especial del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), publicado este mes por más de 100 científicos de 36 países, aborda el tema en el marco de las negociaciones de las Conferencias Climáticas de las Naciones Unidas y alerta sobre los efectos del aumento de la temperatura sobre los océanos y las regiones polares. Su análisis no es prometedor en absoluto.

La inacción o la acción retrasada de varios países para descarbonizar sus economías dará como resultado climas extremos hacia finales de siglo, incluso en un escenario de aumento promedio por debajo de 2°C. La presión está aumentando hacia los 195 países que deberían estar representados en la Conferencia de las Partes en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP-25) en Chile en diciembre. El mensaje es este: no hay más tiempo que perder. Para 2100, en el peor de los casos, el nivel promedio mundial del mar podría aumentar en 1,1 metros y muchas regiones insulares y costeras del planeta podrían ser inhabitables.

El documento refuerza otros dos informes previos del IPCC, publicados hace menos de un año, que abordan la importancia de limitar el aumento promedio de la temperatura de la Tierra en 1.5 grados a 2100 desde los niveles preindustriales y el compromiso causado por el “mal uso” de la tierra. El informe sobre los océanos se basó en el análisis de más de 7.000 publicaciones científicas.

Hechos actuales y escenarios futuros

En el contexto del cambio climático y el calentamiento global, el nivel del agua ya está aumentando con el derretimiento de los casquetes polares. El crecimiento es de 3,6 milímetros al año, el doble que en el siglo pasado. La causa es conocida: las emisiones de carbono en el planeta aumentan en lugar de disminuir. Y por consecuencia, las poblaciones de peces, que son estratégicas para la seguridad alimentaria, están en grave peligro debido a los procesos migratorios de las especies y al aumento de mercurio y otros contaminantes orgánicos. Sumado a estos daños, se encuentra la acidificación de los océanos que aumenta los niveles de CO2, en la que el oxígeno se pierde y el suministro de nutrientes cambia, lo que ya afecta la distribución y abundancia de la vida marina. Cuando escuchamos que los corales están desapareciendo, aquí encontramos una de sus causas.

El stock de pesca podría verse afectado por el calentamiento global — Informe del IPCC 2019. Imagen: FAO

El stock de pesca podría verse afectado por el calentamiento global — Informe del IPCC 2019. Imagen: FAO

Según los científicos, los mayores impactos se producirán gradualmente principalmente en lugares bajos, donde actualmente viven más de 700 millones de personas. Algunas regiones serán completamente inhabitables. Aquellos que vivan en las zonas más continentales de los continentes también se verán afectados por un desequilibrio en los océanos que afectará la temperatura promedio del planeta. El compromiso también llegará a unos 670 millones de personas que vivan en las regiones montañosas, además de los 4 millones que vivan en el Ártico y 65 millones en los países insulares. Los arreglos de adaptación son imprescindibles ya que conllevan la posibilidad de inseguridad alimentaria hasta la muerte y contribuyen cada vez más a los procesos de migración climática de refugiados.

 

Ciclo de impacto

Con aguas cada vez más calientes y con un aumento sin interrupciones desde la década de 1970, los casquetes polares ya muestran signos avanzados de derretimiento, especialmente en Groenlandia y la Antártida y, como consecuencia, los niveles del mar están aumentando. Para dar una idea del panorama crítico al que nos enfrentamos, solo entre 2007 y 2016, la pérdida de agua sólida en la Antártida se ha triplicado. En Groenlandia, se ha duplicado. El hielo derretido también ha llegado a regiones como los Andes tropicales, así como al norte de Asia y Europa Central. El compromiso podría llegar al 80% en 2100. Según el informe, el Océano Ártico podría quedarse sin hielo en 100 años, pero si el calentamiento alcanza los 2°C, podría durar un máximo de tres.

De hecho, lo que está claro es que nadie puede escapar del efecto dominó que acelera el calentamiento global. Los países insulares y las ciudades ubicadas en las costas continentales están comenzando a sentir las consecuencias. Por ejemplo, en el país Tuvalu en el Pacífico, el municipio de Atafona en Brasil y Hull en Inglaterra, los ciudadanos lo sienten en su piel, y esa sensación se expandirá en el resto del planeta. Las grandes áreas metropolitanas, como Nueva York (EE. UU.), Buenos Aires (Argentina), Londres (Inglaterra), Estambul (Turquía) y Shanghái, Asia, corren un gran riesgo, según los científicos.

Además del aumento del nivel del mar, los fenómenos extremos de olas gigantes de ciclones tropicales hacen que el escenario futuro sea más sombrío. Con los llamados permafrosts derritiéndose en regiones como Siberia y Canadá, se liberan miles de millones de toneladas de carbono y metano que se almacenaron en estas áreas congeladas, lo que contribuye aún más al calentamiento global.

Según Hoesung Lee, presidente del IPCC, es necesario reforzar que la causa antrópica, es decir, la acción humana, está acelerando este proceso. Lo que más preocupa es que la absorción de calor por las aguas oceánicas se ha duplicado en comparación con 1993. La única forma de tratar de detener o reducir el impacto de los eventos climáticos extremos en las poblaciones vulnerables es, también, a través de medios antrópicos. La información es transparente y refleja un estado de “crisis climática”, como luz roja para los líderes de las naciones, que asistirán a la COP-25.

 

Sobre 350.org Brasil y la causa climática

350.org es un movimiento global de personas que trabajan para poner fin a la era de los combustibles fósiles y construir un mundo de energía renovable gratuita, dirigida por la comunidad y al alcance de todos. Nuestras acciones buscan inhibir la aceleración del cambio climático por la acción humana, y esto incluye el mantenimiento de los bosques.

Desde su inicio, 350.org ha trabajado en temas de cambio climático y la lucha contra los fósiles con comunidades indígenas y otras comunidades tradicionales a través del Programa Indígena 350 y ha fortalecido su posición en defensa de las comunidades afectadas a través de la campaña de Defensores del Clima.

 

##
Sucena Shkrada Resk — Periodista ambiental, experta en política internacional, medio ambiente y sociedad. Es Digital Organizer de 350.org Brasil.