Tal vez hayas visto que el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) acaba de publicar un nuevo informe crucial sobre el calentamiento global y la ciencia de la crisis climática. No es bonito lo que tiene para decir, pero aún hay algo de esperanza. A continuación te desglosamos algunos puntos, empezando por lo malo, siguiendo con lo feo y terminando con lo bueno.

  1. Para comenzar, algunos datos clave:
    – La actual concentración de dióxido de carbono es la más alta de los últimos DOS MILLONES DE AÑOS.
    – La última década ha sido más calurosa que cualquier otro periodo en los últimos 125.000 AÑOS.
    – El aumento del nivel del mar es el más rápido de los últimos 3000 AÑOS.
    – El nivel de hielo del Ártico es el más bajo de los últimos 1000 AÑOS.
  2. Los científicos del IPCC afirman que es “indiscutible” que el cambio climático está siendo provocado por la actividad humana y que casi todas las emisiones de gases de efecto invernadero provienen concretamente de la extracción, el transporte y el uso de combustibles fósiles, así como de la agricultura y la ganadería.

  3. Si el dióxido de carbono es malo, el metano es aún peor, al menos a corto plazo. El metano es un gas fósil que, a corto plazo, modifica el clima 88 veces más que el dióxido de carbono. El gas fósil es lo que alimenta muchas de nuestras calderas, pero es también lo que se escapa continuamente del fracking y de los gaseoductos.
  4. Para mantenernos por debajo de los 1,5º C de calentamiento global, tenemos que hacer todos nuestros deberes y aún más. Si las emisiones no disminuyen drásticamente, agotaremos todo nuestro presupuesto de carbono de 500 GtCO2 en los próximos 13 años.  No hay una manera de solucionar esto que no implique dejar de utilizar combustibles fósiles ahora mismo.
  5. Es probable que el nivel del mar siga aumentando en cualquiera de los escenarios. La subida mínima prevista para el año 2100 es de 0,5 metros y la máxima de 1 metro. Pero el IPCC no descarta una subida del nivel del mar de más de 15 metros en 2300 si continúan las altas emisiones.

  6. ¿Estamos haciendo algo para revertir o al menos ralentizar esta situación? Las actuales trayectorias de emisiones nos llevan a superar los 3°C y los planes climáticos nacionales (si se aplican) nos situarían en torno a los 2,4°C. Puedes ver más proyecciones de calentamiento basadas en diferentes planes climáticos aquí.
  7. Pero, ¿qué pasa con el proyecto de ley de infraestructuras, el plan Next Generation EU, los fondos de recuperación? La verdad es que, por el momento, tan sólo el 2% del dinero de la recuperación se ha destinado a una transición verdeEs casi como si un poderoso lobby hubiera secuestrado nuestras democracias y estuviera impidiendo una verdadera acción.
  8. La industria de los combustibles fósiles lo sabía desde hace décadas. A pesar de ello, ocultaron la información bajo la alfombra, nos mintieron e invirtieron miles de millones de dólares en grupos de presión y en publicidad para generar confusión, sembrar dudas sobre la ciencia y retrasar una verdadera acción.

  9. La crisis climática no ha surgido de la nada y su progresión no es inevitable. La mitad del dióxido de carbono que se encuentra hoy en la atmósfera de la Tierra ha sido emitido en los últimos 30 años. Lo sabíamos desde la década de los 80. La industria de los combustibles fósiles nos ha hecho perder el tiempo con información falsa con el único fin de obtener beneficios a costa de la vida de las personas.
Y ahora, pasemos a la parte buena:

¿Podemos evitar que la situación empeore de manera considerable? Sí. De hecho, si emprendemos una rápida descarbonización y reducimos el metano también a cero, es muy probable que la mayoría de los impactos climáticos desaparezcan con bastante rapidez. Disponemos de todas las herramientas para acelerar una transición rápida y justa.  La energía renovable nunca ha sido tan barata, el almacenamiento de energía nunca ha sido tan fiable y la innovación sigue rompiendo los límites de lo posible.

Entonces, ¿qué hacemos ahora? Para empezar, digamos alto y claro que nos negamos a dejar que el mundo arda. Podemos acabar con la industria de los combustibles fósiles antes del fin de esta década. Y lo primero es suprimir la financiación de los combustibles fósiles y abandonar cualquier nuevo proyecto de combustibles fósiles. En cualquier lugar. Y al re-imaginar una nueva vía hacia el futuro sin combustibles fósiles, seguimos el ejemplo de las comunidades indígenas y de las comunidades directamente impactadas por el cambio climático, quienes durante siglos han priorizado nuestro planeta y el clima.

En menos de tres meses, los países van a reunirse para la COP26. Tenemos que decirles que un plan climático que no incluya el abandono progresivo de los combustibles fósiles no es un verdadero plan climático. Las promesas sobre alcanzar un «cero neto» no son suficientes para solucionar el problema; necesitamos un cero real.