Al tiempo que el proyecto de la planta eléctrica de carbón de Thepha avanza, grupos de mujeres están sumándose a académicos, miembros de la comunidad local, grupos ecologistas y de la sociedad civil en la Bahía de Pattani, en el sur de Tailandia, para oponerse a la construcción de la central. El grupo está preocupado por la amenaza que la futura central representa para los recursos marinos de la bahía, de los cuales dependen muchos miembros de la comunidad.

Las mujeres tienen un papel importante en la industria pesquera local y dependen de la Bahía de Pattani para obtener alimentos nutritivos para sus familias.

Pongsit Nopmaneepaisan l Survival Media Agency

Lamai Manakarn, activista de la provincia fronteriza meridional de Pattani, afirmó que los promotores de la futura central de carbón de Thepha habían declarado que «el carbón y este proyecto de central de carbón son energía limpia y son seguros para nosotros».

Los miembros de la comunidad han señalado que la central requeriría la reubicación de 240 familias, dos mezquitas, dos cementerios musulmanes, una escuela religiosa y un templo budista. También denuncian la falta de transparencia en los planes de construcción de la planta, señalando que tres audiencias públicas sobre la planta y su muelle para el transporte de carbón se llevaron a cabo de forma incorrecta.

Para Tailandia, los problemas con el cambio climático se extienden más allá de la bahía de Pattani. Este verano, la Organización Meteorológica Mundial (OMM) publicó un informe especial destacando los «episodios de calor y precipitaciones extremas» sufridas en todo el mundo, que están «incrementando como resultado del cambio climático». Son malas noticias para un país como Tailandia, que anualmente experimenta temporadas de monzón. El consenso científico mantiene que el cambio climático ya está incrementando la frecuencia y severidad de los eventos meteorológicos extremos, como lluvias más torrenciales y ciclones más destructivos, que pueden causar daños inimaginables.

«El calentamiento global ya está afectando nuestros medios de subsistencia en las provincias de la frontera sur de Tailandia» afirmó Manakarn. «Las personas que viven en la costa han estado escapando de la subida del nivel del mar, que ocasiona la pérdida de tierras por la erosión costera. El cambio climático es la causa de la subida del nivel del mar y de los tifones extremos que están impactando negativamente a nuestro sustento y amenazando nuestras vidas. Exigimos a quienes hacen las leyes que promuevan una transición justa hacia energía libre y renovable para todos. Los impactos de las centrales eléctricas de carbón no tienen fronteras y no se limitan a las personas que viven cerca de la planta. Afectan a todo el mundo.»

Residentes locales se han comprometido a repetir su sentada de protesta en Bangkok contra la aprobación del Ministerio de Recursos Naturales y Medio Ambiente de la Evaluación de Impacto Ambiental y sobre la Salud (EHIA).

Las voces de las mujeres, que se alzan para proteger la salud y los medios de subsistencia de sus familias, añadirán más poder y energía al movimiento de oposición al carbón en la Bahía de Pattani.

You can stand in solidarity with communities confronting climate change around the world. Register a local delivery action on October 13 to send the message: science says we must get off fossil fuels.

 

Take action for 1.5°C

 


The window to stay below 1.5°C of warming is closing fast. People’s lives are at stake – we must get to zero fossil fuels as fast as possible.  Read the full People’s Dossier with stories on 1.5°C here.