12 noviembre, 2020

‘Los Bancos Públicos de Desarrollo deben liderar una Recuperación Justa, pero se están quedando atrás’

Con ocasión de la celebración de la primera cumbre internacional de instituciones financieras públicas, los grupos de la sociedad civil llaman la atención sobre sus obligaciones públicas y les urgen a dejar de financiar a la industria de los combustibles fósiles.

En Río de Janeiro, los manifestantes erigieron un cheque gigante frente a la sede del Banco Nacional de Desarrolo Económico y Social de Brasil, aludiendo a los financiamientos a los combustibles fósiles. Fotografía de Lucas Landau.

 

Global — Por primera vez en la historia, más de 450 instituciones financieras públicas de todo el mundo se han reunido para debatir políticas que, de adoptarse, asegurarían una transición justa y sostenible hacia un futuro mejor para todos y todas. En medio de una emergencia sanitaria y económica, las instituciones financieras públicas tienen una función crucial a la hora de impulsar la recuperación, de forma que aborde las crisis sanitaria, económica y planetaria a las que se enfrenta el mundo. Alrededor de 2 billones de dólares de dinero público podrían estar dedicándose a acciones que abordasen estos desafíos, pero los activistas se muestran críticos acerca de los resultados de la cumbre de Finanzas en Común y advierten de que se ha perdido otra oportunidad.

Celebrada los días 11 y 12 de noviembre de 2020, la cumbre ha puesto de manifiesto la función crítica que tienen los Bancos Públicos de Desarrollo (BPD) a la hora de poner en funcionamiento medidas de recuperación sostenibles que tengan un impacto a largo plazo sobre el planeta y las comunidades. Un comunicado conjunto firmado por más de 320 organizaciones de la sociedad civil ha pedido a los BPD que dediquen sus considerables recursos financieros e influencia a la construcción de un futuro justo, equitativo, inclusivo y sostenible para todos y todas.

«Con su mandato público, los bancos de desarrollo tienen la gran responsabilidad de asegurarse de que las inversiones benefician directamente a las comunidades. Les instamos a que dejen de financiar proyectos de combustibles fósiles y sitúen en el centro de sus acciones los derechos humanos y la justicia racial y climática. Deben aprovechar la oportunidad de liderar e iniciar un cambio rápido y profundo en la forma en la que operan, de acuerdo con una Recuperación Justa para todos y todas. Sin embargo, están eligiendo quedarse atrás. Alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible, limitar el calentamiento global a 1,5ºC, proteger a las comunidades y asegurar la justicia climática deberían ser los motores clave de la acción de todos los sectores de nuestra sociedad durante la próxima década», afirmó Clémence Dubois, Líder de Equipo de 350.org en Francia..

La cumbre de Finanzas en Común es un paso más de muchos. En un mes, el 12 de diciembre, el Acuerdo de París celebrará su 5º aniversario. Los cinco últimos años no se ha visto la suficiente acción climática. Las naciones del G20 siguen destinando el triple de dinero cada año a combustibles fósiles que a energías limpias, y esto no ha cambiado a pesar de sus compromisos públicos bajo el acuerdo climático de París. Esta ocasión debería ser el momento de acelerar la acción hacia la implementación real de sus objetivos, incluyendo el de situar los flujos financieros en un nivel compatible con una «trayectoria que conduzca a un desarrollo resiliente al clima y con bajas emisiones de gases de efecto invernadero».

En el periodo previo a la COP26, donde las finanzas serán un debate clave, los grupos de la sociedad civil piden a las instituciones financieras que se pongan al frente e incrementen su apoyo a una transición justa de los combustibles fósiles. Deben aumentar la fracción de finaciación que se dedica a la acción climática para apoyar que los países aceleren sus propias trayectorias de desarrollo bajas en carbono, comprometerse a alinearse completamente con el Acuerdo de París y apoyar a otras instituciones financieras para que implementen compromisos similares.

«Sacar a las instituciones financieras públicas de los combustibles fósiles es una tarea urgente. Es el momento de que estas entidades financiadas de manera pública tomen la decisión correcta y se aseguren de que los recursos disponibles se dedican a crear el futuro que necesitamos. Tenemos la oportunidad histórica de propiciar un cambio real y transformador y reconstruir mejor, en línea con los objetivos del clima y la sostenibilidad. Un liderazgo real por parte de los bancos públicos enviaría un gran mensaje político al sector privado para ayudar a crear el impulso que nos lleve a una COP26 exitosa en 2021. Con la crisis climática rampante y con la salud de tantas personas y tantos puestos de trabajo en juego, no basta con quedarse en simples gestos vacíos al hablar de la necesidad de una recuperación justa y una transición baja en carbono,» afirmó May Boeve, Directora Ejecutiva de 350.org.

 

NOTA A LOS EDITORES

Grupos de la sociedad civil han organizado acciones en Nigeria, Brasil, Filipinas y Francia pidiendo a los bancos de desarrollo que dejen de financiar proyectos de combustibles fósiles. AQUÍ hay fotos y videos disponibles..

 

CITAS

Ilan Zugman, Director de 350.org en América Latina

«Muchos países de América Latina están entre aquellos que han sufrido, proporcionalmente, más muertes y mayores pérdidas económicas como consecuencia del Covid-19. Sin embargo, la comunidad científica advierte de que estos daños no nos parecerán tan graves cuando los comparemos con los que puede causar la crisis climática, si el planeta alcanza los peores escenarios del calentamiento global. La recuperación económica de América Latina solo tiene sentido si viene acompañada por medidas que reduzcan las emisiones y fomenten la resiliencia climática en nuestros países, por lo que los bancos de desarrollo deben realizar compromisos amplios y urgentes para eliminar su financiación de proyectos de combustibles fósiles. El dinero de los y las contribuyentes debe estimular la creación de puestos de trabajo en sectores que beneficien a las familias más vulnerables, como el de la energía limpia, la movilidad urbana y la salud pública.»

Landry Ninteretse, Líder del Equipo de 350.org en África

«Como ciudadanas y ciudadanos afectados de África, nos reafirmamos en que el futuro que el mundo necesita es uno en el que ya no se quemen combustibles fósiles para la generación de energía. Es totalmente inaceptable que las instituciones financieras públicas sigan financiando proyectos de combustibles fósiles mientras los millones de personas que se ven más afectadas por la crisis climática y la pandemia tienen dificultades para acceder a cuidados sanitarios apropiados, protección social y asistencia económica. Los bancos de desarrollo tienen que liderar el camino y dedicar dinero público a una recuperación verdaderamente sana, equitativa, sostenible y justa. Ese sería un primer paso sólido hacia la construcción de resiliencia real para las personas y el planeta».

Chuck Baclagon, Activista Financiero en Asia

«Al mismo tiempo los líderes y las personas influyentes del sector financiero se reúnen, en Asia estamos empezando a lidiar con las consecuencias de la tormenta más potente de este año, el Super Tifón Goni, en medio de una pandemia. Las instituciones financieras públicas tiene la responsabilidad de trazar el camino hacia un futuro que asegure que Asia puede desarrollarse de manera justa y sostenible, apartando los flujos financieros de los combustibles fósiles y dirigiéndolos de forma que prioricen el acceso a una economía baja en carbono y a los servicios sanitarios. Deben presentar un plan temporal claro y acabar con el apoyo a los proyectos de combustibles fósiles, asegurando que el dinero se dedica a construir sociedades sostenibles, sanas y resilientes».

Eri Watanabe, Activista Finaciera en Japón

El reciente compromiso del Primer Ministro Suga de alcanzar la «neutralidad de carbono» para 2050 no significará nada si las instituciones financieras de Japón siguen apoyando proyectos de combustibles fósiles. Para frenar el calentamiento de la tierra, la Agencia Japonesa de Cooperación Internacional (JICA), el Banco Japonés de Cooperación Internacional (JBIC) y la Aseguradora de Exportaciones e Inversiones de Japón (NEXI) deben dejar de financiar centrales eléctricas de carbón en Bangladesh, Indonesia y Vietnam en nombre de la «cooperación internacional». En vez de eso, deben apoyar fuentes de energía sostenible para las comunidades de los países en desarrollo que más sufren las crisis duales del COVID-19 y el cambio climático».

Fenton Lutunatabua, Director de 350.org Pacífico:

El Pacífico está peleando por sus hogares y sus vidas, para remontar la batalla contra el cambio climático. Los bancos públicos de desarrollo de todo el mundo deben unirse a esta lucha en solidaridad comprometiéndose a una Recuperación Justa del COVID-19 y deteniendo las inversiones en la industria de los combustibles fósiles, la mayor fuente de emisiones de carbono. No hay tiempo que perder. Estas instituciones deben poner en marcha políticas que desinviertan de industrias que contaminan con gases de carbono y, en su lugar, apoyar soluciones de energía renovable para que todas las personas puedan seguir desarrollándose.

 

Contactos para la prensa

Peri Dias
Comunicación de 350.org en América Latina
[email protected] / +591 7899-2202