Argentina dio ayer otro importante paso en la protección de los recursos naturales y en la prohibición del fracking en el territorio nacional. El jueves (30) a la noche, la cámara legislativa de la provincia de Santa Fe, ubicada en el centro-este del país, aprobó por unanimidad la Ley de Aguas. Protegiendo una población de más de 3,3 millones de habitantes en un radio de 133 mil km2, la ley no sólo califica y define el agua como un “derecho humano”, sino que prohíbe cualquier actividad ligada a la explotación no convencional de petróleo y gas por el método de la fractura hidráulica.

La ley contiene 200 artículos y entre los principales está el establecimiento del agua como “un recurso inalienable e imprescindible. La norma establece también que las aguas subterráneas y las aprovechables son de posesión del Estado provincial, además de regular el acceso a ese recurso, su utilización y los diferentes usos que él puede tener.

El artículo que prohíbe el fracking fue presentado por el diputado Ruben Giustiniani, que trabajó la cuestión tras salir a la luz el acuerdo secreto entre las empresas YPF y Chevron para la explotación de la región de Vaca Muerta, en la provincia de Neuquén. Él contó con la asesoría de expertos en el tema, como Ignacio Zavaleta, miembro de la Coalición Latinoamericana contra el Fracking (COESUS), para presentar un proyecto de ley contra el método, incorporado en la ley en la forma del artículo 46 de la sección 8a.

En su discurso, el diputado detalló las consecuencias que la técnica genera para el medio ambiente, para el clima y para las comunidades locales. También enfatizó la importancia de los recursos hídricos y subrayó que América del Sur tiene el 50% de las reservas mundiales de agua dulce, pero aún así muchas personas en el continente todavía no tienen acceso al agua potable.

“Durante años hemos trabajado para conseguir una legislación que regule el uso del agua en Santa Fe. Esta vez conseguimos el consenso político necesario para ello. Uno de los aspectos esenciales de la ley es que prohíbe la técnica del fraccionamiento en la provincia. La jornada de ayer fue un hito muy importante. Existen reservas de hidrocarburos no convencionales en diversas partes del país, incluso aquí. Y el método de explotación por fracking es sabiamente muy contaminante”, afirmó.

Él también subrayó la importancia de la movilización popular en la lucha contra esta técnica. “La participación de los movimientos sociales es fundamental para progresar con leyes que protegen el ambiente. La aprobación de leyes como la del agua, de los bosques y de los glaciares no sería posible si no hubiera esa generación de conciencia en la población, que es el trabajo que las ONG como 350.org han hecho, a pesar de los grandes intereses económicos involucrados en esas temáticas.”

Para Nicole Figueiredo de Oliveira, directora de 350.org Brasil y América Latina, la aprobación de la ley es un reconocimiento de las autoridades sobre la importancia vital del agua. “Los recursos naturales deben ser preservados para el bien de la población y del planeta. Sin agua no es posible mantener la vida en la Tierra. Dejar que ella sea contaminada por las grandes corporaciones que sólo quieren el lucro es matar lo que tenemos de más precioso. El trabajo de COESUS y de 350.org es justamente por la preservación de esas riquezas que son únicas”, afirmó.

Santa Fe fue la segunda provincia en Argentina en aprobar la prohibición del fraccionamiento. En abril de este año, Entre Ríos también se convirtió en territorio libre de la práctica. “Seguiremos trabajando en este sentido, para alcanzar nuestro objetivo mayor, que es la protección de los recursos naturales de nuestro país y del medio ambiente como un todo”, agregó el diputado Giustiniani.

sigh