Acerca de 350.org

350.org está construyendo el movimiento climático global y de base que puede exigir a nuestros líderes responsabilidad ante la ciencia y la justicia.

350 usa campañas, organización de base y acciones públicas masivas para oponerse a nuevos proyectos de carbón, petróleo y gas, retirar los fondos de las compañías que están calentando el planeta y construir soluciones de energía 100% limpia y libre que nos sirvan a tod@s. La red de 350 está presente en 188 países.

Cómo Trabajamos

Creemos en un clima seguro y un futuro mejor — un mundo justo, próspero y equitativo construído con el poder de la gente ordinaria. Así es como lo conseguiremos:

1) Mantener los hidrocarburos bajo tierra

  • Revocar el contrato social con la industria de los combustibles fósiles
  • Luchar batallas icónicas contra la infraestructura de los combustibles fósiles
  • Contrarrestar las narrativas de la industria y el gobierno

2) Ayudar a construir una economía nueva y más equitativa, baja en hidrocarburos

  • Promover la inversión en soluciones sostenibles basadas en la comunidad
  • Apoyar a las comunidades que se enfrenten a los impactos del cambio climático y construir soluciones climáticas para una economía libre de combustibles fósiles

3) Presionar a los gobiernos para que limiten las emisiones

  • Llevar a cabo campañas locales y nacionales para influir sobre los líderes
  • Aprovechar grandes eventos regionales e internacionales, como las negociaciones climáticas y las cumbres económicas
Robert Van Waarden / Survival Media
Robert Van Waarden / Survival Media

Principios

350-toc-icon-justice

Principio #1:

Creemos en la Justicia Climática

El Cambio Climático no es un problema abstracto y distante — está aquí, hoy. Gente de todo el mundo está siendo afectada, desde naciones insulares que se están hundiendo, a tierras indígenas que están siendo explotadas para la extracción de combustibles fósiles. La lucha contra el cambio climático es una lucha por la justicia.

Eso significa escuchar a las comunidades que están siendo más afectadas, y seguir el liderazgo de los que están en la primera línea de la crisis.

305-toc-icons-collaborate

Principio #2:

Somos Más Fuertes Cuando Colaboramos

El cambio climático no es sólo una cuestión medioambiental, o una cuestión de justicia social, o una cuestión económica — es todas a la vez. Es uno de los mayores desafíos a los que que la humanidad se haya enfrentado nunca, y vamos a tener que trabajar juntos para resolverlo.

Eso significa que tenemos que reunir a la gente — no sólo a ecologistas, sino también a estudiantes, empresarios, grupos religiosos, sindicatos, universidades y más—y construir diversas coaliciones que sean lo suficientemente fuertes para presionar a los gobiernos y enfrentarse a la industria de los combustibles fósiles.

305-toc-icon-mass-mobs

Principio #3:

Las Movilizaciones Masivas Provocan El Cambio

Por ahora, es obvio que los líderes mundiales son incapaces de resolver este problema por sí mismos. Tenemos que lanzarnos a la calle y hacer que nuestras voces se oigan — así es como demostramos nuestro poder como movimiento, y así es como forzamos a nuestros gobiernos a tomar las decisiones correctas.

Foto: Sara Ravelo

Historia

350.org fue fundada en Estados Unidos en 2008 por un grupo de amigos de la universidad, junto con el escritor Bill McKibben, quien escribió uno de los primeros libros sobre el calentamiento global dirigido al público en general, con el objetivo de crear un movimiento climático global. 350 se llama así por las 350 partes por millón -- la máxima concentración segura de dióxido de carbono en la atmósfera.

Nuestras primeras acciones fueron jornadas globales de acción que unieron a activistas y organizaciones en todo el mundo, incluyendo el Día Internacional de Acción Climática de 2009, la Fiesta Global del Trabajo en 2010 y Planeta en Movimiento en 2011 Rápidamente, 350 se convirtió en una colaboración a escala planetaria de organizadores, grupos comunitarios y gente normal luchando por el futuro.

Hoy, 350 trabaja en campañas de base en todo el mundo: desde la oposición a las plantas de carbón y mega-oleoductos hasta la construcción de soluciones de energía libre y cortar los lazos financieros de la industria de los combustibles fósiles. Todo nuestro trabajo potencia el poder de la gente para desactivar la influencia e infraestructura de la industria de los combustibles fósiles.

Algunos de los momentos que más nos enorgullecen de los últimos años incluyen las campañas contra los oleoductos Keystone XL y Dakota Access en los Estados Unidos, parar el fracking en cientos de ciudades y estados en Brasil, formar parte de las históricas movilizaciones de base antes y después de la firma del Acuerdo Climático de París, y conseguir que cientos de universidades, fundaciones, ciudades e iglesias hayan desinvertido de los combustibles fósiles.