Diciembre es el Mes Nacional de los Derechos Humanos y hoy se celebra específicamente el Día Internacional del Migrante.

 Este día es una oportunidad para reafirmar el estrecho vínculo entre la justicia climática y la justicia migratoria, y cómo ambas son luchas por los derechos humanos. El cambio climático ya ha generado condiciones extremas en todo el mundo, obligando a la gente a abandonar sus hogares y afectando en mayor medida a las comunidades de migrantes. Las personas de color y especialmente las personas de escasos recursos del Sur global están sufriendo las consecuencias del cambio climático, desde el aumento del nivel del mar que está sumergiendo a naciones insulares como las Islas Marshall, a tormentas cada vez más intensas destruyendo ciudades y pueblos en Bangladés, al calor y el clima extremos que afectan a trabajadoras y trabajadores agrícolas migrantes en los Estados Unidos

En promedio, 24 millones de personas han sido desplazadas cada año debido a los intensos fenómenos meteorológicos provocados por el cambio climático, cada año desde 2008. Según las Naciones Unidas, para el año 2050 podría haber hasta 1.000 millones de personas desplazadas por impactos relacionados con el clima

Como activistas por el clima, es nuestro deber informarnos y luchar con y por estas comunidades en nuestra reivindicación de la dignidad, los derechos humanos, así como el derecho a emigrar y a permanecer en el propio hogar, como parte de nuestra iniciativa para poner fin a la crisis climática. Numerosos activistas y recursos llaman la atención hacia los cruces entre la justicia migratoria y la justicia climática, algunos de los cuales puedes encontrar aquí abajo:

1. Mira nuestro vídeo sobre el vínculo entre la justicia climática y la justicia migratoria

2. Mira el vídeo de The Leap sobre las razones por las que el movimiento climático debe luchar por la justicia climática.

3. Aprende de cuatro activistas por la justicia social y ambiental por qué la justicia climática significa justicia para los migrantes.
4. Escucha a Yesenia Cuello, Directora Ejecutiva de NC Field, hablar sobre los efectos que las catástrofes provocadas por el clima, como el Huracán Florence, tienen sobre las personas migrantes trabajadoras.

6. Conoce la historia de Irma, una activista medioambiental indígena de Honduras, quien ilustra cómo la violencia estatal dirigida específicamente contra activistas medioambientales obliga a muchas personas -como Irma- a abandonar sus países.

At the Climate Strike in Boston— Irma, from speaks to thousands about her story of environmental activism in Honduras. Irma is one of many indigenous environmental activists across Latin America that have been fighting against climate change for generations and are often forced to flee or face persecution in their home country. Today, Irma, and all of a Cosecha, acts in solidarity with climate strikers across the globe. hasta la huelga!🌍✊🏾🌎✊🏼🌍✊🏿🌎✊🏻🌍✊🏾🌎✊🏿🌍En la huelga climática en Boston: Irma habla con miles de personas sobre su historia de activismo ambiental en Honduras. Irma es uno de los muchos activistas ambientales indígenas de América Latina que han estado luchando contra el cambio climático durante generaciones y a menudo se ven obligados a huir o enfrentar persecución en su país de origen. Hoy, Irma, y ​​todos Cosecheros, actúan en solidaridad con los huelguistas climáticos de todo el mundo. hasta la huelga!

Posted by Movimiento Cosecha on Friday, September 20, 2019

 

7. Echa un vistazo al nuevo informe del Instituto Othering & Belonging y al vídeo sobre los refugiados climáticos

Aprender sobre las luchas de las personas migrantes y su relación con el cambio climático es sólo el primer paso. Debemos seguir solidarizándonos con las y los migrantes y destacando las muchas maneras en las que ya están en la primera línea ante la crisis climática. La lucha por la justicia climática y migratoria es la lucha por los derechos humanos.

FacebookTwitter