El movimiento climático 350.org Argentina repudia las declaraciones del Ministro de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, Sergio Bergman, en la Conferencia Internacional de Cambio Climático (COP 23) sobre la problemática de la Ley de Glaciares. Bergman anunció el viernes (17) que el Gobierno tiene la intención de “revisar” la Ley, siguiendo los lineamientos que el presidente argentino Mauricio Macri anunciara en su reunión con el titular de la Cámara Argentina de Empresarios Mineros (CAEM), Marcelo Alvarez, y otros empresarios mineros, que solicitaron una flexibilización de la normativa para desarrollar la actividad en zonas que actualmente son prohibidas.

“El Plan Minero de Macri es una gravísima amenaza, social y ambiental con nefastas consecuencias. Las declaraciones del Sergio Bergman son de una irresponsabilidad absoluta y responden más a la lógica del sector minero, que a los valores y la tarea de velar por el cuidado del ambiente a un nivel de responsabilidad ministerial. Un Ministro de Ambiente no puede asistir a una Cumbre Climática Mundial y declarar como un lobbysta minero” afirmó Juan Pablo Olsson, coordinador de campañas climática de 350.org Argentina.

Es importante señalar que la Argentina es uno de los pocos países del mundo con miles de kilómetros cuadrados de glaciares, que abarcan 12 provincias y 39 cuencas hídricas. El problema es que la mayor parte de esos territorios están desprotegidos por no implementarse correctamente la actual Ley 26.639.

Ya al inicio de su mandato el propio presidente Maurico Macri había anunciado, a contramano del cuidado del ambiente, que se terminaban las retenciones a las exportaciones mineras. Y en abril de este año, la Auditoría General de la Nación había advertido por los problemas en el presupuesto para proteger los glaciares, aludiendo a la pasividad del área comandada por el Ministro Bergman, que ahora habla de “grandes ideas irreales que no tienen mecanismos de implementación.”

Dicha legislación de Presupuestos Mínimos para la Protección de los Glaciares y del Ambiente Periglacial declara a los glaciares bienes de carácter público, fuera del comercio, y prohíbe actividades que puedan afectarlos como pueden ser liberación de contaminantes, obras de infraestructura, explotación minera e hidrocarburífera y actividades industriales.

En los glaciares de la Patagonia chilena y argentina se encuentra una de las mayores reservas de agua dulce del planeta, seguidos por la Antártida y Groenlandia – el Acuífero Guaraní. En esa región patagónica se encuentra también el 80% del hielo total de Sudamérica. Es imprescindible tener en cuenta que con el calentamiento global y el aumento de la temperatura de los océanos, esas masas se han visto drásticamente afectadas.

“El derretimiento de las masas de hielo no es sólo un problema lejano, es algo real y grave que está pasando en todo el mundo, ante lo cual no podemos permanecer pasivos e indiferentes. El retroceso de los glaciares es un daño irreparable. Y quien debiera cumplir la sagrada tarea de cuidarlos, está declarando que tiene intención de moldear la única Ley de protección a ellos, al interés de las corporaciones mineras”, agregó Olsson.

Al ser interrogado sobre la Ley de Glaciares, Bergman sí dejó en claro la posición del Ejecutivo nacional con la actual legislación: “Los proyectos de leyes de ordenamiento territorial no los estoy discutiendo para abolirlos, estoy diciendo que requieren revisión, porque son grandes ideas irreales que no tienen mecanismos de implementación, fiscalización y de ejecución eficientes para su fin y terminan siendo una especie de épica legislativa y después no tiene ninguna trazabilidad.”

En contraste con estas posiciones vergonzosas e irresponsables, tras una clara votación de 566 votos a favor y 8 en contra, el 27 de abril del corriente año el Parlamento Europeo ha reiterado su llamamiento a la Comisión Europea a prohibir la minería a cielo abierto con utilización de cianuro dentro de las fronteras de la Unión Europea, por considerar que tiene consecuencias catastróficas e irreversibles. 

“Es una vergüenza para la Argentina que el Ministro de Ambiente haya hecho un papelón de tal magnitud, precisamente en la Conferencia Internacional de Cambio Climático. Sólo le faltó concurrir también a esa cumbre disfrazado de planta”, dijo Juan Pablo Olsson.

sigh