De frente al futuro, de espaldas a los fósiles

Por Nathália Clark

El año 2016 fue el más caluroso de la historia. Los efectos del calentamiento global han sido cada vez más sentidos y visibles. En toda América Latina, la población experimentó extremos climáticos: desde sequías y olas de calor intenso hasta inundaciones, tormentas y granizo. Veranos fuera de temporada y los inviernos atípicos. Cada vez es más difícil negar la existencia del cambio climático y su relación intrínseca con las actividades humanas.

Los impactos del cambio climático son directamente proporcionales a la cantidad de gases de efecto invernadero enviados a la atmósfera. Y es por eso que es cada vez más urgente una transición de una economía totalmente dependiente de los combustibles fósiles a una de bajo carbono. Libre, limpia, justa y accesible a todos.

Sólo con la fuerza y la presión de la sociedad es que lograremos para la industria de los combustibles fósiles, la principal fuente de gases de efecto invernadero. Invertir en combustibles fósiles significa perpetuar la crisis climática global. Desinvertir también es sinónimo de justicia social. Y por lo tanto, tenemos el deber moral de hacerlo. Mientras que las grandes empresas se benefician de la quema de carbón, petróleo y gas, los que más sufren los efectos del cambio climático son las personas más vulnerables de todo el mundo. Pero sólo será posible detener a esta industria destructiva si se toca en su punto más sensible: el bolsillo.

Dirigida por 350.org, una campaña internacional por la desinversión de fósiles ha ganado apoyadores en los cuatro rincones del planeta. Más de 58 mil personas y 688 instituciones en 76 países se han unido a esta causa. Más de $ 5 billones fueron redirigidos a la inversiones en proyectos que tienen como enfoque las fuentes de energía renovable.

En ese momento en que los fenómenos climáticos aumentan en frecuencia e intensidad, clamamos con urgencia para que los líderes de todo el mundo tomen la iniciativa en la lucha climática. En América Latina, las primeras buenas noticias vienen de Brasil: inspirado por el mensaje de Papa Francisco, que en su Encíclica Laudato Si llama a los fieles a proteger la “Casa Común”, la Diócesis del Espíritu Santo de Umuarama, en Paraná, se convirtió en la primera diócesis y la primera institución en América Latina a deshacerse de las inversiones en combustibles fósiles. La Diócesis de Umuarama reúne a 45 parroquias y cerca de 490 mil personas.

“No nos podemos acomodar y seguir permitiendo que los intereses económicos que buscan ganancias exorbitantes antes de que el bienestar de las personas destruyan la biodiversidad y los ecosistemas, y continúen dictando nuestro modelo energético basado en los combustibles fósiles. Tenemos tantas otras posibilidades para la energía limpia y renovable “argumenta Dom Frei João Mamede Filho, obispo de la Diócesis de Umuarama.

La diócesis también acogerá, entre los días 6 y 7 de mayo, la Gran Vigilia del Clima por la Creación. La actividad será parte de la serie de acciones la semana de la Movilización Global por la Desinversión, que se lleva a cabo de 5 a 13 de mayo en todo el mundo. Más de 60 eventos han sido registrados en los 5 continentes. Y a cada día, nuevas acciones aparecen en el mapa.

mapa GDM

Encuentra un evento de la Movilización Global por la Desinversión cerca de usted o organice una acción. Participe y pida a su universidad, iglesia, banco u otra institución para mirar en el futuro, girando la espalda a los fósiles de una vez por todas.