Mientras el nivel del mar sube en el Pacífico y grandes sequías e incendios forestales arrasan Australia de manera regular, se ha proyectado la construcción de una mina gigante justo al lado del mayor activo medioambiental de Australia: la Gran Barrera de Coral. Bajo el lima «No nos estamos ahogando, estamos luchando», los activistas climáticos del Pacífico están decididos a detenerla.

El proyecto de mina de carbón de Carmichael, propuesto por la compañía india de combustibles fósiles Adani, se convertirá en una de las mayores minas de carbón del planeta, ocupando una superficie de 200 kilómetros cuadrados y produciendo 60 millones de toneladas de carbón al año, las cuales serán enviadas en barcos a través de la Gran Barrera de Coral.

Foto: Jeff Tan

El deposito de carbón es parte de la Cuenca de Galilea, una de las mayores reservas de carbón sin explotar del mundo, donde se han propuesto ocho nuevas minas de carbón. De seguir adelante, el carbón de estos proyectos supondría la emisión de 705 millones de toneladas de dióxido de carbono a la atmósfera al año. Esto duplicaría la producción de carbón anual de Australia, consumiendo el 5% del presupuesto mundial de carbono.

Para construir y operar la mina Carmichael, Adani también quiere extraer mil millones de litros de agua al año durante las próximas décadas, de un río en una zona central de Queensland golpeada por las sequías.

Australia es una «bomba de carbono» – el mayor exportador de carbón y gas natural líquido de la Tierra. Mientras muchos de sus vecinos más cercanos están directamente amenazados por el cambio climático, el gobierno australiano actúa como un poderoso defensor de la industria del carbón, ignorando las amenazas existenciales que sus vecinos del Pacífico enfrentan.

Australia y las Islas del Pacífico ya han sido testigos del potencial de destrucción que el cambio climático representa. En este momento, Australia atraviesa una sequía que está batiendo récords e incendios masivos han arrasado partes de la costa oriental este invierno. El verano que se aproxima luce devastador. La agudización de los frentes de tormenta y el aumento del nivel del mar incluso han obligado a algunos estados insulares del Pacífico a planear la reubicación de su población entera en unas cuantas décadas.

A menos que reduzcamos rápidamente a cero las emisiones de gases de efecto invernadero y evitemos que el planeta se caliente más de 1,5ºC por encima de los niveles preindustriales, los científicos estiman que el 99% de los arrecifes de coral de todo el mundo sufrirán episodios de blanqueo cada año. Abrir nuevos yacimientos masivos de carbón y minas como la de Adani solo asegurará que las peores consecuencias del cambio climático se desaten.

A pesar de la determinación del gobierno australiano de apoyar de forma decidida la mina de Adani, la gente de Australia está luchando contra ella en una de las mayores movilizaciones comunitarias jamás vista. El movimiento #StopAdani ha puesto el conflicto en la portada de los medios de comunicación, presionando a los bancos a retirar el apoyo al proyecto y generando una nueva gran revuelta comunitaria contra el cambio climático.

En los últimos años, los Guerreros Climáticos del Pacífico, una red de jóvenes habitantes de las Islas del Pacífico que están luchando en la primera línea del cambio climático, han ido fortaleciendo sus lazos con la gran comunidad de la diáspora de personas de las Islas del Pacífico residentes en Australia. Recientemente, Guerreros Climáticos del Pacífico procedentes de 12 islas del Pacífico han entrado en el puerto y la terminal de carbón de Newcastle con sus canoas tradicionales talladas a mano para protestar contra el gobierno australiano.

En 2018 tienen planes de llamar a la puerta de otros habitantes de las Islas del Pacífico y ciudadanos australianos para concienciarles de la amenaza que la mina de Adani supone para las vidas humanas, el sustento y los ecosistemas del Pacífico.

«Tenemos que encontrar maneras de mantener el carbón y el gas bajo tierra. Las personas en todo el mundo ya reconocen esta realidad y están actuando para desafiar el poder de la industria de los combustibles fósiles. Para nosotros, los habitantes de las Islas del Pacífico, no hay nada más urgente o necesario», afirmó Mikaele Maiava, Guerrero Climático del Pacífico procedente de Tokelau.

Mientras que el gobierno conservador de Australia está, más que nunca, en el bolsillo del lobby del carbón, la oposición ha sido por ahora tibia en la denuncia del proyecto de Adani y la absoluta falta de acción climática del gobierno federal. Ahora que las elecciones generales se acercan, los activistas planean llevar al centro del debate público australiano el tema del cambio climático y la urgencia de contrarrestarlo retirando cualquier licencia social a la industria de los combustibles fósiles.

«Las decisiones que tome el gobierno de Australia tendrán un impacto muy serio sobre el futuro de todos los australianos y nuestros vecinos. Depende de nosotros asegurar que estas decisiones se tomen para protegernos, y no para crear una amenaza aún mayor», afirmó Blair Palese, Directora de 350.org Australia.

You can stand in solidarity with communities confronting climate change around the world. Register a local delivery action on October 13 to send the message: science says we must get off fossil fuels.

 

Take action for 1.5°C

 


The window to stay below 1.5°C of warming is closing fast. People’s lives are at stake – we must get to zero fossil fuels as fast as possible.  Read the full People’s Dossier with stories on 1.5°C here.